Pàgina d'inici » Notícies » Sala 7: El Patrimonio. -La Exposición Expandida-

Sala 7: El Patrimonio. -La Exposición Expandida-

Presentación

En su libro “El patrimonio histórico y arqueológico: valor y uso” el profesor de la Universidad de Barcelona Josep Ballart afirma : “En un mundo cambiante y dinámico como el actual, en el que el tiempo es oro, las cosas que permanecen atraen la atención de una manera peculiar”. Para las ciudades, auténticos paradigmas del cambio y la mutación, esos valores permanentes, esas obras que sobreviven, pueden convertirse en un legado inocuo, en un recurso vivo o bien en espacios indefinidos- sin uso, sin papel alguno- dentro de su día a día.

A menudo “las cosas que permanecen” son objetos reales, edificios enteros, calles que conservan su antigua denominación medieval, por ejemplo. Pero en numerosas ocasiones, aquello que pervive es un patrimonio intangible, memoria, paisaje, literatura, restos arqueológicos por interpretar, etc.

El ciudadano puede recuperar ese legado inmaterial a través del ejercicio y de la reivindicación de la memoria. No necesita, ni siquiera, a un organismo o institución que tutele su camino. Sacar a la luz el contenido de la memoria colectiva supone un reto que se centra, como afirma el catedrático de filosofía Manuel Castells, “en la activación y la actualización del pasado”, un hecho no carente de subjetividad y carga emotiva.

Quienes trabajamos con un elemento tan frágil como la memoria, conocemos su “capacidad subversiva”,en palabras de Marcuse; a la vez, sabemos que, al contener un punto de vista humano, puede acarrear imprecisiones y ser manipulada. Así como los cambios que vivimos pueden transformar nuestras opiniones, los cambios que se dan en la ciudad pueden transformar su idiosincrasia y, al mismo tiempo, su aspecto. Esa memoria de la ciudad es en la que se puede hurgar a través del estudio y catalogación de su patrimonio.

(Fotografía: ARKPADOC SC)

Como decíamos, dicho legado, que puede ser material o inmaterial, a menudo es intervenido por razón de un proyecto urbanístico, por una rehabilitación arquitectónica o por otras muchas causas. La protección que se le ha otorgado, a nivel jurídico, permite que las instituciones pertinentes realicen una labor de seguimiento y análisis del patrimonio de una ciudad. Una vez intervenido, ¿ese patrimonio común regresa a la ciudadanía o el conocimiento adquirido durante su estudio o su transformación queda limitado a unos cuantos especialistas? Aportaremos en las siguientes líneas algunos ejemplos del ámbito catalán en los que podremos observar cómo transcurren esos procesos. Sin duda, muy a menudo el patrimonio es tratado sólo por investigadores avalados por la administración pero no es inusual que desde otros campos como por ejemplo el arte, se busque documentar, transformar o dar un nuevo enfoque a, volviendo a Castells, esa “mirada humana sobre el mundo” que es la memoria.

 

 1.-  Un ejemplo de interacción entre Patrimonio Arquitectónico y Arqueológico con la Ciudad de Barcelona, y su transformación en una institución artística. La instalación de un centro de creación artística en el “Palau Mercaders” (Cercle Artístic de Sant Lluc).

 

Noticia extraída de la web www.bcn.es , del año 2009, publicado por Meritxell Doncel:

“(…)

El presidente de la Generalitat, José Montilla, y el alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, han inaugurado la  nueva sede del Cercle Artístic de Sant Lluc, en el Palau Mercaders.

Así, esta legendaria institución pasa del Palau Castell de Ponç de la calle del Pi a instalarse en el Palau Mercaders de la calle Mercaders, gracias a un convenio con la Generalitat y el Ayuntamiento que ha hecho posible la  restauración de este antiguo palacio del siglo XVI y su recuperación como espacio cultural abierto al público.

Coincidiendo con su inauguración, se abre al público la exposición “Ceret-Barcelona. El Museo de Arte Moderno  de Ceret en Barcelona”, que acoge obras del fondo de este museo de firmas como Picasso, Gris, Braque, Dufy  y Manuel Hugué, entre otros.

El círculo, que cuenta con 115 años de historia, fue fundado en plena efervescencia del modernismo y ha contado con importantes pintores, escultores y otros artistas entre sus socios, como Joan y Josep Llimona,  Alexandre de Riquer, Joaquim Mir, Antoni Gaudí, Josep Puig i Cadafalch, Joaquim Folch, Eugeni d’Ors, Alfred Opisso y Joaquim Sunyer.

(…)

El Palau Mercaders es una construcción del siglo XVI afectado por las continuadas reformas y añadidos  de los propietarios e inquilinos anteriores.

(…)

El sistema de cimentación a sido complicado de llevar a cabo, ya que el palacio se construyó sobre el antiguo cementerio del convento de Santa Caterina.”

http://w3.bcn.es/V01/Serveis/Noticies/V01NoticiesLlistatNoticiesCtl/0,2138,1653_35

 

La mayor parte de nuestra experiencia en el patrimonio arqueológico se ha concentrado en aquellas intervenciones arqueológicas llamadas “preventivas” y que se enmarcan sobretodo en el ámbito urbanístico, de la ciudad. En este caso pretenden recuperar datos y registros arqueológicos e históricos en el marco del desarrollo de proyectos arquitectónicos y obras.

Aspecto de una de las estancias actuales del Palau Mercaders (Fotografia: Cercle Artístic de Sant Lluc)

 Para que el “Cercle Artístic de Sant Lluc” llegará a inaugurar su nueva sede en el “Palau Mercaders”[1] se sucedieron una serie de fases preventivas, y previas, a la rehabilitación propiamente del edifico. Estas fases englobaron una serie de estudios históricos e intervenciones arqueológicas para poder registrar y documentar la evolución  del edificio, de la zona y entorno donde se encuentra[2].

El proyecto albergaba, pues, un complejo proceso de investigación histórica que llevaría a una nueva interpretación patrimonial del “Palau Mercaders”, y no solamente eso, sino que ayudaría a la creación de un nuevo concepto del espacio arquitectónico. Con esta valoración patrimonial se recuperaba la historia del edificio, se recuperaban los antecedentes históricos e arqueológicos del sitio que ocupó el palacio, y se ayudaba a marcar elementos destacados que podían convivir con el futuro Palau Mercaders.

El proceso de rehabilitación arquitectónica y la transformación hacia un nuevo concepto patrimonial quedarían intrínsecamente asociados al Barrio de Ciutat Vella, y a la ciudad de Barcelona mediante la instalación de una institución artística como el Cercle Artístic de Sant Lluc, que a la vez facilitaría el acceso a la ciudadanía en general a través de su actividad.

 No se trataba de la pérdida de una identidad histórica sino la magnífica transformación de un incuestionable elemento patrimonial en otro: el Cercle Artístic de Sant Lluc. Y una magnífica forma y medio para acercar el patrimonio a la gente y poder establecer interacciones entre ellos, hacer de un elemento arquitectónico pasivo un auténtico agente cultural.

Actualmente, el edificio tiene diferentes espacios que cubren las actividades que se realizan: estudios de pintura, espacios sociales, sala de exposiciones y el espacio del patio cubierto. Espacios que facilitan la relación social entre los socios artistas y el público en general.

¿Qué papel tiene este hecho con la ciudad? ¿Con su entorno? El Cercle Artístic de Sant Lluc es una institución que desde hace 115 años convive en el Barrio de Ciutat Vella, alberga pintores, ilustradores, escultores, grabadores, fotógrafos, escritores, estudiosos, etc, gente interesada por el arte y la cultura, haciendo especial hincapié en el ámbito catalán[3]. Además, esta institución ha pasado por diversas sedes siempre situadas en este barrio tan emblemático con el propósito de mantener su enlace con la gente que vive allí, con los artistas afincados: la Calle del Call (1893) fue el primer refugio de la entidad; la Calle Boters (1895); la Casa Martí (1903); la Calle del Pi (1953)_Palau Castells de Ponç; y finalmente el Palau Mercaders (2008).

 En la web del Cercle de Sant Lluc hay una presentación que nos gustaría resaltar porqué resume muy bien la naturaleza y  alma de esta institución:

“Sant Lluc no es un museo pero sus paredes y sus fuentes están llenas de obras de muchos de  los más importantes artistas catalanes, y la documentación y archivos son parte de los archivos de la historia artística de nuestro país”.

(http://www.santlluc.cat/index.php?lang=cat&sec=sant_lluc)

 

 2.- Rehabilitación y cambio. La transformación arquitectónica como resignificación de espacios. El ejemplo del Mercat de Santa Caterina (Barcelona)

 

(Fotografía: Roland Halbe. Web de Agustín Pérez Torres)

El Mercado de Sta. Caterina, inaugurado en 1848, fue edificado sobre los restos de un convento de monjes dominicos datado en el s.XIII. Se convirtió en el primer mercado cubierto de Barcelona, sufriendo ampliaciones diversas a lo largo de su dilatada existencia. En la década de los ochenta del pasado siglo, los cambios en las dinámicas de compras y del consumo familiar hizo necesario plantear un proceso de renovación. Éste se vio enmarcado dentro de una dinámica de redimensionamiento del entorno del propio mercado y del resto del barrio.

Aunque se barajaron diferentes proyectos –como la instalación de un gran centro comercial- se convino cerrar el antiguo mercado y proceder a su reforma. Esto sucedía a inicios de 1999. Tras varios procesos, fue el arquitecto Enric Miralles, muy vinculado con el barrio, trabajando en colaboración de su esposa Benedetta Tagliabue, quien se hizo cargo del proyecto. Su implicación fue tal, que una de las hijas de la pareja recibió el nombre de Caterina. Su intervención intentó abrir el mercado al barrio, haciendo que no fuera fácil distinguir a simple vista las partes rehabilitadas respecto de las de nueva factura. Culminaba la obra una espectacular cubierta cerámica que se ha convertido en una de las insignias del proyecto. La idea de Miralles, secundada por Tagliabue, ha pasado a ser una de las imágenes icónicas de la Barcelona post- olímpica, renovando la opinión que los propios barceloneses tenían de esa zona de la ciudad. Si en los años cincuenta los ciudadanos de diferentes barrios se acercaban al mercado por su fama en cuanto a precio ajustado y diversidad, el nuevo mercado ejerce de igual reclamo, esta vez motivado por el encanto de su arquitectura, su renovación y su actividad dinámica. Se han añadido, pues, nuevos significados.

Centrándonos en este punto, cabe decir que la producción de los módulos cerámicos que cubren el tejado del mercado son obra del ceramista Toni Cumella, artista que se ha especializado  en la producción de piezas seriadas aplicadas a proyectos arquitectónicos y de restauración. Sus espectaculares trabajos, de gran variedad cromática y marcados por un espíritu aún artesanal,  se han incorporado a procesos de restauración  de obras destacadas del Modernismo (Palau de la Música, Parc Güell, Hospital de Sant Pau, etc) pero también a proyectos de arquitectos contemporáneos como Enric Soria, Óscar Tusquets o el aclamado Enrique Ruíz Geli.

Durante el desarrollo de la obra general, conocida por diferentes fuentes la presencia de restos arqueológicos en el solar a intervenir, el Servicio de Arqueología del Museo de Historia de la Ciudad (MUHBA) llevó a cabo varias fases de actuación arqueológica.  Durante aproximadamente tres años, en convivencia con la evolución del proyecto arquitectónico y de la obra, se excavaron los restos del convento. Esta intervención aportó novedades como la presencia de restos más antiguos o la documentación del proceso de crecimiento del propio convento, en función de las necesidades que se le planteaban a la comunidad que lo habitó. Parte de estos restos han sido musealizados e incorporados al aspecto final que hoy presenta el mercado, que se inauguró en 2005. El MUHBA ha convertido este punto del barrio en una nueva subsede de su extensa red de equipamientos patrimoniales, en un intento por explicar la ciudad a través de sus diferentes momentos o fases evolutivas.

Discutible o no, el espacio mantiene su antigua función de área de encuentro e intercambio comercial, ha renovado su imagen sin perder del todo su memoria y los legados anteriores. Con gran contraste, y tras cruzar una fina pared de cristal situada junto a un animado bar, el comprador, el visitante, puede avanzar hacia el pasado del lugar y conocer la evolución del espacio. La ciudad no deja de transformarse, sus contradicciones continúan.

 

3.- Recuperación de la memoria del espacio público a partir de un proyecto artístico. El caso de “El Camp de la Bóta” de Francesc Abad.

 

El Campo de la Bota es uno de aquellos lugares a los que la memoria colectiva había decidido dar borrón. Durante una larga parte del franquismo (1939-1952), este espacio, situado en uno de los tramos de la costa de la ciudad de Barcelona, se utilizó como lugar de fusilamiento y muerte de más de 1.700 represaliados. Un dato que se mantuvo prácticamente inédito hasta que en el año 2004, a raíz de un macro-proyecto urbanístico vinculado con la celebración del Fórum de las Culturas que iba a transformar esa zona, el artista Francesc Abad inició una larga tarea de identificación, documentación y recuperación de la memoria histórica ligada con el lugar.

Francesc Abad, cuya carrera artística se inició con la pintura y el arte conceptual, se fue afirmando en su faceta de artista multimedia, labor a la que se ha dedicado en los últimos años. En otros proyectos ha manifestado su interés por la memoria, la palabra y el paisaje, pero fue con “El Camp de la Bota” cuando a la vez que trabajaba en un archivo de memoria con el rigor de un historiador profesional, afianzaba una labor de implicación social que rozaba el de auténtico servicio público. El rescate de la memoria se produjo en forma de un proceso de “work in progress” que iba documentando o recabando testimonios y relatos orales a medida que el proyecto se iba exponiendo en diferentes municipios. Así, hasta once pueblos y ciudades lograron identificar la presencia de conciudadanos entre los fallecidos en el Campo.

Fotografía extraída de una de las grabaciones del proyecto (www.francescabad.com/campdelabota/)

El olvido había sido casi completo tanto para la historiografía oficial como para la mayor parte de los ciudadanos de a pie, que, en gran medida, desconocían el topónimo que daba nombre al lugar y su desgraciado significado. Procesos similares se han repetido en Barcelona, como hasta este mismo año respecto a la playa del Somorrostro, espacio de barraquismo durante décadas, una denominación recuperada a partir de la emisión de un reportaje documental en la televisión catalana.

Entre 2004-2007, Abad forjó un amplio proyecto, plasmado en diferentes formatos, del que pervive una potente web y que en el año 2007, Abad donó al Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (MACBA). El artista había logrado recuperar la dimensión social y política de un espacio público a punto de transformarse por completo. Abad denuncia la desidia colectiva, la excesiva especulación respecto al territorio y la identidad y propone un esfuerzo común por vencer lo que él denominó “la crisis de memoria” de la sociedad del momento. Con un trabajo constante y la colaboración de represaliados y familiares, consiguió visibilizar un relato que la propia ciudad se había encargado de silenciar.

El mismo Abad lo ilustró con una cita del palestino Edward W. Said: “El humanismo es la única forma de resistencia -me atrevería a decir que la definitiva- que tenemos contra las prácticas inhumanas y las injusticias que desfiguran la Historia.”

 

 -Equipo de ARKPADOC SC-

(Marta Maragall; Maria Pujals; Montse Piñeiro, colaboradora)

info@arkpadoc.cat / @arkpadoc

 

Bibliografia:

Ballart, J. : “El patrimonio histórico y arqueológico: valor y uso” Ed. Ariel. Barcelona, 2006.

Cruz, M. : “Cómo hacer cosas con recuerdos”. Katz Editores. Madrid-Buenos Aires, 2007.

Marcuse, H. : “El hombre unidimensional”. Ed. Ariel. Barcelona, 1994.     

                                                                                                                                                                                                                                                                                       Espacios Web:

http://www.santlluc.cat/

http://lydiazimmermann.com/

http://www.mirallestagliabue.com/

http://www.mercatsantacaterina.net/

http://www.cumella.cat/home.htm

http://www.francescabad.com/

http://www.francescabad.com/campdelabota/

http://w3.bcn.es/V64/Home/V64XMLHomeLinkPl/0,4468,335907851_335943991_1,00.html (MUHBA)

 

 


[1] Este mismo proceso también fue objeto de un proyecto de documentación artística por medio de una sèrie de cuatro videocreaciones realizadas por Lydia Zymmermann. Éstas formaron parte de una exposición más extensa que reflexionó sobre el tema de la mudanza del Cercle a su nueva sede. El proyecto de Zymmermann fue financiado por Banc de Sabadell en 2009.

[2] Los estudios históricos,  informes y memorias de las intervenciones arqueológicas son entregadas a las instituciones competentes, en este caso, el Museo de Historia de la Ciudad de Barcelona, y a los Servicios Territoriales del Departamento de Cultura de la Generalitat de Catalunya:

– CABALLÉ; GONZÁLEZ; NOLASCO; RODRÍGUEZ; SIMON (2008). Valoració patrimonial de les finques núm.42 del carrer Mercaders i núm.2 de la plaça de les Beates i núm.9 del carrer de la Volta de la Perdiu de Barcelona.Inèdit.

– MARAGALL, M. (2008) Memòria de la intervenció arqueològica al Palau Mercaders, núm.42 del Carrer Mercaders. Barcelona. Inèdit.

[3] Para que conozcáis el Cercle Artístic de Sant Lluc os invitamos a visitar su web (http://www.santlluc.cat) ya que es la mejor manera de entender el proceso de transformación constante de la institución, nacida en el 1893 de una escisión del Círculo Artístico. Esta separación estuvo protagonizada por un grupo de artistas como los hermanos Llimona, Alexander de Riquer, Antoni Utrillo, entre otros.  Estos artistas querían promover un tipo de arte más comprometido y serio, y querían alejarse de ciertas posturas del modernismo imperante.

Anuncis

5 thoughts on “Sala 7: El Patrimonio. -La Exposición Expandida-

  1. Impresionante el ejemplo del Mercado de Santa Caterina. Miralles-Tagliabue-Cumella, gran combinación. cuando las transformaciones son así de planificadas y ejecutadas las contradicciones que mencionas no parecen ser tales. Muy buena sala, muy buen posteo. Muy enriquecedor. Gracias.

    • Muchas gracias por la buena acogida. Poco a poco, todo el proyecto de la @expoexpandida está resultando una completa revisión al tema de la ciudad y su interrelación con el arte. Para nosotras es un placer haber tomado parte y seguir contactando con proyectos y personas interesantes. Un cordial saludo! Nos seguimos!

  2. Retroenllaç: La exposición expandida: curaduría en la era digital | En las redes de la red

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s